martes, 11 de julio de 2017

Tendencias tecnológicas, un cambio silencioso pero obligado.



Cuando se habla de tecnología, lo primero que viene a la mente de algunas personas son las tecnologías palpables que son parte de las famosas megatendencias; realidad virtual, vehículos autónomos o hasta en las nuevas herramientas de trabajo y entretenimiento que están a nuestra disposición en la actualidad.

Sin embargo, este término acuña también a productos y servicios que no precisamente son perceptibles por el ojo humano. Paradójicamente, las creaciones más relevantes de la cuarta revolución industrial son invisibles.

Estas fuerzas tecnológicas como la inteligencia artificial, el acceso permanente a servicios, la colaboración masiva o la personalización, la interacción y el seguimiento, transformarán nuestra vida en los próximos 30 años, según el periodista Kevin Kelly, cofundador de la revista Wired.

Las nuevas tendencias tienen su razón de ser gracias al poder de tres fuerzas digitales, tecnologías que aunque sean imperceptibles están presentes en nuestro entorno y generan un cambio acelerado y exponencial en la vida diaria, el ecosistema emprendedor, el mundo financiero y claro, en las empresa; cómputo cognitivo (machine learning), la revolución blockchain y el código abierto (open source), este último aplicado especialmente en el mundo empresarial.

En los últimos años el ecosistema de negocios presenta cambios constantes, con bruscos y repentinos movimientos, que hacen el camino rocoso y con obstáculos que no muchos pueden superar. Es por esta razón que las tecnologías de mejora continua autogestionada son la solución que revolucionará el mercado, pues cuentan con un enfoque de servicio, escabilidad y seguridad; los baluartes de la productividad y la competitividad empresarial.

Sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas. Ninguna de estas tendencias es socialmente neutra; generan competitividad y mucho valor económico para las sociedades que las implementan, y rezago para el resto.

Es por esta razón que en la actualidad existen diversas campañas y programas que buscan romper la brecha digital que existe en nuestro país. La tecnología es una realidad y está en la vida de todos los individuos, es nuestro modus vivendi y modus operandi, no existe forma de deshacerse de ella. Su importancia y relevancia es profunda, por lo que las empresas que no las adopten corren el riesgo de perder valor en el mercado.

La integración de estos servicios de operaciones y tecnología aumenta drásticamente la productividad en las empresas, agiliza su toma de decisiones, y reduce costos. “Innovar o morir”, capitalizar las nuevas oportunidades para mejorar la cadena de valor asentará la bases sobre las que las compañías deban integrar en su modelo de gestión, servicios de tecnología en procesos críticos para maximizar la capacidad y el alcance de su modelo de negocio

Te recomendamos