martes, 19 de marzo de 2019

La herramienta que permite un aumento de ventas




Si bien el éxito empresarial puede ser percibido de distintas maneras por cada organización, es un hecho que el aumento en la utilidad de ventas es un indicador clave para saber que una empresa va en camino al éxito.

Para poder lograrlo, los departamentos de ventas y marketing, deben optimizar los recursos disponibles para vender lo máximo posible, llegar a clientes, reducir costes y maximizar el retorno de inversión.

Conforme pasa el tiempo y la tecnología sigue avanzando, estos departamentos tienen una baraja de herramientas que les permiten realizar de mejor manera su trabajo, automatizar sus tareas, mejorar su productividad, pero, sobre todo, tener la certeza de que las decisiones que toman son las adecuadas para acercarse con fuerza a los objetivos de la empresa.

Atrás han quedado las épocas en donde se toman decisiones por intuición o improvisación. Herramientas tecnológicas como la Inteligencia Comercial permiten conocer márgenes, monitorizar contratos de ventas, cuentas clave, cuentas por pagar, cuentas por cobrar, inventarios, productos con mayor utilidad, promociones con mejor retorno, rendimiento de ventas por vendedor, etc.

Y no sólo eso, la empresa puede identificar a sus mejores representantes de ventas; por productos, ventas, región, utilidad, facturación, de tal modo que pueda asignar, inteligentemente, los recursos destinados a la fuerza de ventas.

Aquellas empresas que cuentan con amplias líneas de distribución o grandes equipos de ventas, ven en este tipo de herramientas la salida a todos los problemas de control y monitoreo que, en muchas ocasiones, se convierten en grandes dolores de cabeza pues al tener tanta información las decisiones se toman de forma tardía o imprecisa, lo que se traducen en pérdidas de oportunidades y monetarias.

Estas herramientas permiten descubrir quiénes son los clientes más valiosos para la empresa, que vendrá determinado no sólo por el volumen de facturación, sino también por la antigüedad de su relación con la compañía o el coste que suponga para la empresa servir a ese cliente.

Esto hablando de las ventas, pero el marketing también ve grandes dividendos al implementar esta herramienta; cuanto mejor conozca una empresa el mercado en el opera, mejor definirá sus estrategias, podrá analizar su rendimiento y llegará a los clientes que más le interesan.

Aquí un par de ejemplos concretos de cómo esta herramienta ha perfilado a varias empresas al éxito;

La compañía Harrah´s Entertainment, líder en el sector de casinos en Estados Unidos, gracias a la utilización de los millones de datos reunidos en su data warehouse, Harrahs puede, por ejemplo, felicitar a un cliente el día de su cumpleaños, saber cuáles son sus preferencias y determinar así los incentivos que más se ajustarán a sus gustos.
Muchas empresas suelen perder el control cuando han logrado un crecimiento importante en el pasar de los años. Los esfuerzos de Inteligencia Comercial en lo operativo y analítico, permiten ofrecer servicios personalizados, sin importar el crecimiento del negocio o la complejidad de las operaciones empresariales.
Según un artículo publicado en 2008 por Marketing Directo, la cadena de pubs Hardy´s and Hansons, cuya primera fábrica de cerveza fue fundada en 1832, incrementó un 28% sus ventas analizando el rendimiento de las promociones. A través de la herramienta de Inteligencia Comercial se cercioraban de que estaban ofreciendo a los clientes exactamente lo que deseaban y al precio adecuado. Cada noche, la información de todos los pubs es depositada en un data warehouse; cada mañana, el personal de operaciones puede acceder al historial de ventas del día anterior y a toda las cuentas completamente actualizadas.
Gracias a un análisis de ventas, el equipo de marketing puede gestionar las campañas eficazmente, al grado de poder conocer el retorno de inversión de cada una de ellas. Está claro que no todas las actividades de marketing ofrecen el mismo retorno, sin embargo, con la implementación de este tipo de herramientas se pueden conocer el coste de cada campaña y compararlo con el número y la calidad de las respuestas generadas, así como de los ingresos obtenidos.
De esta manera se puede tener claridad de los dividendos que le proporcionan ciertas promociones en concreto, eliminar del plan de marketing aquellas campañas que generen más gastos que beneficios y replicar las que mejor funcionan en un grupo de clientes.
Los mismo sucede con productos propios de la empresa. Al realizar un análisis de ingresos, márgenes y ventas de cada unidad de negocio por región, estado, cliente, temporada, familia, se podrán reducir las inversiones en aquellos productos que no generan los resultados deseados y permitirá reasignar recursos a aquellas que sí lo hacen.


Te recomendamos