viernes, 24 de enero de 2014

Big data: "El diamante en bruto de las empresas"

Por: Lmkt. Elizabeth De la torre


Mucho hemos hablado de la importancia de la retención de los clientes en una empresa y que la clave para lograr la venta repetida está en el conocimiento de sus perfiles y patrones de consumo con tanto detalle como sea posible, y es aquí donde ese gran cúmulo de información que en el gremio conocemos como “Big Data” toma un papel protagonista en nuestra estrategia.
Y es que en muchas ocasiones nos hemos dado cuenta que las empresas cuentan un mar de información y que incluso tienen una herramienta que la centraliza, sin embargo no saben ni por dónde empezar y el análisis se vuelve una tarea titánica y sumamente tediosa.
Esto no tiene por qué ser así necesariamente, los modelos deinteligencia de negocios son la herramienta ideal para el procesamiento de la información, puesto que una vez que están completamente integrados con el sistema fuente de ésta, tendremos toda clase de cruces estadísticos prácticamente en segundos, es aquí donde nace la inteligencia de mercado.



No basta sólo con saber qué producto vendo más o en qué sucursal, sino que debemos llevarlo al siguiente nivel; el análisis radica en saber a quién se lo vendemos, pregúntate lo siguiente:
  • ¿cuál es el producto más vendido a los jóvenes entre 20 y 23 años en la zona centro del país entre las 06:00 y las 08:00 pm?
  • ¿cuántas veces al mes me visitan las mujeres entre 30 y 35 años, comparado con las de 25? ¿cuál es la diferencia en su gasto promedio?
  • ¿qué es lo que hace mi servicio especial en la experiencia del cliente? ¿La rapidez, el precio, la variedad de productos, mis promociones?
  • ¿quiénes son los que me visitan con mayor frecuencia? ¿representan el mismo ingreso mensual que aquello que me compran menos pero por montos mayores?

Si tienes la capacidad de responder a estas preguntas en cuestión de minutos, ¡muy bien!, vas por el camino correcto, de lo contrario, no estás obteniendo inteligencia de la información.
A veces las empresas no logran apreciar el valor real de ésta información y no consideran redituable invertir en obtenerla, pero aquí van unos números que la respaldan por completo, en diversos casos de estudio con clientes de distintos giros, hemos comprobado que el conocimiento de los patrones de consumo nos lleva a diseñar estrategias que arrojan resultados como los siguientes


Es importante también estar conscientes que cuando disponemos de tanta información podemos sentirnos abrumados y sin saber siquiera por dónde empezar, en estos casos es mejor ir poco a poco pero con un ritmo constante, enfócate primero en tu segmento más rentable y diseña campañas para ellos, mide tus resultados, conserva lo que funciona y dirígete a la siguiente idea. En un mercado como el mexicano, donde la mayoría de las empresas son “Pymes” que no disponen de los mismos recursos que los grandes corporativos, es fundamental que ésta sea la estrategia para mantenerse en la competencia, no caigas en el error de querer hacer todo al mismo tiempo porque terminarás fracasando, recuerda aquel refrán popular: “El que mucho abarca, poco aprieta”. 

¿Tú que opinas?, déjanos tu comentario.

Te recomendamos